dissabte, 29 de desembre de 2007


Se apaga la luz del año. Ahora salta el tópico de reflexionar sobre lo qué hemos hecho de bueno y malo estos últimos 365 días, y sobre que pretendemos mejorar de cara el año próximo que se avecina.

Yo personalmente estoy un poco aterrorizada ante lo qué viene. ¿Por qué?. Tengo la sensación que algo se me escapa de las manos…¿vosotros no?.

El propósito de todo ser humano es ser feliz. Pero a mi se me antoja cada vez más difícil. Es decir, creo que nos estamos complicando la existencia, si lo de ser feliz se enmarca dentro de los parámetros sociales que parece que se llevan últimamente…El mundo rueda muy rápido, la sociedad del conocimiento me desborda, el consumismo me deprime y la desconfianza por el ser humano aumenta. Somos cada vez más egoístas e individualistas. Me cuesta ser feliz así.

Vamos, mi propuesta para el 2008 es mantener un estado alegre el máximo tiempo posible, conseguir mis objetivos y no hacer demasiado daño a nadie. Para ello creo que lo más inteligente es seguir los pasos de una vida sencilla y sin complicaciones. Menos tener y más crear. Menos gastar y más hacer. Menos odiar y más querer.

Y lo dice aquí la reina del quebradero de cabeza y de complicarse la vida cada dos por tres.

Para abrir bien el 2008, os dejo escuchar un tema musical que tiene a ver con las pasiones y la dificultad de vivir feliz cuando estamos atados por ellas…”L’animale” de Franco Battiato

Y que siga esa vida intensa...va, a lo mejor es bueno el año...